Hace unos meses escribimos sobre cuáles eran los “mejores deberes para el verano” para un niño.

En este post, queremos ir más allá y os dejamos una opinión respecto a los beneficios que podría tener realizar cualquier tipo de actividades en cualquier periodo vacacional.

Hoy en día, en cualquier periodo vacacional (Navidad, Semana Santa, verano) existen numerosos campus o campamentos para nuestros hijos, siendo éstos desde deportivos (fútbol, baloncesto, balonmano…), educativos (enseñan o repasan diversos contenidos) hasta una combinación de ambos.

Hay clubes que apuestan por la continuidad de la formación en periodo vacacional

Hace unos días fui monitor y entrenador de un campus deportivo (fútbol) y años atrás fui monitor de campus navideños educativos. La pregunta que me hago como profesional de este sector es si son útiles para los niños que participan.

En mi opinión, también profesional, mi respuesta sería SÍ. Considero que, en mi experiencia, los monitores siempre tratan de realizar actividades que desarrollen las relaciones sociales, intentan enseñar a los niños a divertirse y aburrirse en su tiempo libre y, por último, sustituyen el sedentarismo vacacional por actividad física muy beneficiosa para los pequeños.

También hay centros educativos que prefieren ajustar su metodología en periodo vacacional y facilitar la conciliación familiar

Divertirse jugando y aprendiendo previene la aparición de problemas tan graves como el comportamiento violento, el consumo de drogas, conductas sexuales de riesgo, la obesidad y el sedentarismo, enfermedades cardiovasculares y otras “epidemias” del siglo XXI.

El medio natural puede ser una alternativa INforRmaL para seguir aprendiendo fuera de las aulas durante las vacaciones

Un aspecto en mi opinión especialmente importante, es el económico. Sería importante estudiar la relación coste-beneficio de estas actividades para las familias. Ya que, una vez valorada esta relación, se podrían desarrollar programas para fomentar estos “campus” si se consideran útiles y viables.

Actualmente, en Aragón existen subvenciones para las aperturas de centros educativos en periodo vacacional. Sin embargo, creo que la perspectiva de la conciliación familiar es insuficiente para abordar integralmente el potencial de estas actividades. Si realmente los “campus” vacacionales tienen potencial educativo, la apuesta de la Administración debería ser más ambiciosa.

Por lo tanto, y siempre dejando claro que es mi opinión, creo que las actividades deportivas y educativas en periodo vacacional son una buena forma de seguir desarrollando el potencial de nuestro hijos. Eso sí, de forma divertida y con amigos. Eso, que no falte.