Nadie dijo que todos nuestros contenidos iban a ser políticamente correctos.  Con una mujer trabajadora, teníamos que hablar de discriminación de género.  Isabel Macías, no se corta en absoluto para darnos su opinión; podrás estar de acuerdo o discrepar, pero no lo puede decir más claro.

La iniciación deportiva nos ofrece un escenario ideal para educar en la igualdad de género.  Sobre todo, en aquellos momentos en los que niñas y niños pueden competir con las mismas capacidades físicas.  Las competiciones mixtas podrían ser una oportunidad educativa si los adultos no fuéramos una barrera.

La EDUCACIÓN con mayúsculas es la solución.  Para Isabel, no habría que ponerle adjetivos; educar lleva implícito el concepto de igualdad.

Bajo este axioma, lanza una idea muy controvertida: “la discriminación de género me chirría”.  Y lo dice una persona que participa en una comisión de mujer y atletismo.  Ni Isabel ni Héctor tienen claro si forzar la igualdad con medidas artificiales es la solución o es parte del problema.

Se nos han acabado las palomitas, pero este fragmento de la entrevista es para agarrarse al sillón.