Isabel Macías sigue dándonos pistas para una adecuada gestión de la vida personal y deportiva.  Algo que es importante para Educación Informal es mostrar qué podemos aprender del deporte que nos ayude a vivir mejor.

En esta ocasión hablamos del dolor.  Un proceso de lesión grave con un diagnóstico difícil, llevó a su cuerpo técnico a pensar que la sensación de incapacidad funcional que Isabel sufría era psicológica.  Efectivamente, existen situaciones en las que el dolor puede ser aprendido; pero en otras muchas, existe daño estructural subyacente.  En esta ocasión, había un vaso sanguíneo dañado que hubo que someter a cirugía.

Son muchas las enfermedades crónicas que cursan con dolor, y muchas las afecciones psicosociales que padecen las personas con estas patologías.  Las enfermedades reumáticas son un claro ejemplo.  El dolor y la dificultad que las personas tenemos para contarlo, pueden llevarnos a situaciones difíciles con nuestra pareja, a estados de desánimo permanente e incluso a la depresión.

El trabajo de los médicos, la incorporación de una psicóloga del deporte a su staff y la actitud luchadora de nuestra atleta pudo revertir la situación.  Actualmente se encuentra entrenando y gestionando los nuevos retos con más experiencia.  Las situaciones difíciles pueden llevarnos a crecer como personas y a mejorar nuestras habilidades de afrontamiento.  Cuando hablamos de procesos de iniciación deportiva, este es uno de los mayores beneficios que pueden obtener los jóvenes del deporte base.