En la entrevista con Demetrio Lozano ha habido tiempo para casi todo. También para hablar de sus hijas e hijos. Una de ellas, para ponérselo difícil a su padre, juega a balonmano. Parece que su rendimiento deportivo es estupendo, sin embargo no le gusta competir a alto nivel.

Esta situación que a muchos padres podría inquietarnos, a una persona con el bagaje de Deme no le impresiona. Desde luego que ha intentado motivarla para que continúe con su vida deportiva, pero el foco no está en el resultado.

Para nuestro invitado, una de las claves es que el círculo de amistades del club sea sano. Es decir, jugar con las amigas en este periodo de formación le parece clave para que su hija se mantenga practicando deporte y mejore si tiene que mejorar.

Otra lección para Educación Informal y para padres y madres de deportistas jóvenes.