Esta revisión está basada en un gran número de artículos científicos

%

La ingesta de azúcar añadido debe suponer un porcentaje muy bajo del aporte calórico total

Los niños de menos de dos años debería tomar menos de 4 cucharadas de café de azúcar al día

La ingesta excesiva de azúcares añadidos es uno de los problemas para la salud a los que se está dedicando más esfuerzo por parte de los equipos de investigación y nutrición de nuestros sistemas sanitarios.  En la infancia, adolescencia y juventud es especialmente relevante.

La ingesta de azúcar añadido nunca debería superar el 5% delgasto calórico total recomendado para cada individuo.  Esto supone que en niños menores de dos años, la ingesta no debería superar las cuatro cucharadas de café al día.

Los azúcares añadidos aparecen en la mayoría de alimentos procesados.  Aunque los identificamos visualmente como azúcar de mesa, miel, sirope o melaza; muchas recetas industriales los incorporan paran mejorar el sabor de los productos.  Por eso es importante consumir productos frescos o procesarlos en casa para evitar esta concentración “poco visible” de azúcar añadido.

Para disminuir el riesgo cardiovascular y otras enfermedades en la edad adulta, es importante prevenir durante la infancia algunos comportamientos perjudiciales para la salud.  Controlar los etiquetados y los comedores escolares son algunas acciones que los organismos públicos podrían fomentar en la industria alimentaria.