No siempre hay que hablar, y ayer creo que el vídeo rozó la “chapa”. Así que hoy, lo mejor es guardar silencio. Esta experiencia, a veces, puede ser sorprendente.